¡Haga realidad sus vacaciones!

Obtener el visado para Francia

Fichas prácticas

Llegan las vacaciones, y Francia es el destino soñado. Solicitud de visado, documentos que hay que presentar…, no siempre es sencillo sortear los obstáculos de la administración. Aquí encontrará algunas pistas prácticas para completar las modalidades de entrada en territorio francés. ¡Y después no tendrá más que aprovechar su estancia!

Obtener el visado para Francia

¿Hace falta un visado?

  • Algunos viajeros no necesitan visado para entrar en Francia. Es el caso de los ciudadanos de un Estado miembro de la Unión Europea, el Espacio Económico Europeo o Suiza, así como si se es miembro de la familia de un ciudadano de la UE, del EEE o de Suiza. Esta dispensa de visado es válida para las estancias de cualquier duración.
  • Algunas personas tampoco tienen que presentar ningún documento al entrar en Francia, siempre que cumplan con determinadas condiciones: los que poseen permiso de residencia en Francia y los ciudadanos de la UE, el EEE, Suiza, Andorra o Mónaco. También están dispensadas de permiso de residencia las personas que tengan en su visado la mención «FAMILIA DE FRANCÉS», «FAMILIA UE», «VISADO DE CIRCULACIÓN», o «PERMISO DE RESIDENCIA PARA SOLICITAR EN FRANCIA».
  • En los demás casos, es necesario solicitar un visado para visitar Francia. Esta solicitud debe realizarse en la embajada o en el consulado de Francia en el país de origen.

Cumplimentar las formalidades

  • Algunas formalidades relativas a la solicitud de visado, como la presentación de la documentación, pueden encargarse a proveedores de servicios locales o a una agencia de viaje. Informarse en los servicios correspondientes, porque conlleva gastos adicionales.
  • Para estancias de hasta 90 días, hay que solicitar un visado de corta duración, también llamado visado Schengen. Este visado permite permanecer en el espacio Schengen durante un máximo de 90 días dentro de un período de 180 días. Por lo general, estos visados se expiden para los viajes de turismo o las visitas familiares. También se puede solicitar un visado Schengen para el tránsito por Francia.
  • Para estancias superiores a 90 días, hay que solicitar un visado de larga duración. Según la duración o los motivos de la estancia en Francia, se otorgará un visado adaptado a la situación. Estos se suelen expedir por reagrupación familiar, estudios o trabajo. Los ciudadanos con este tipo de visado deben registrarse en la Oficina Francesa de Emigración e Integración o en una prefectura nada más llegar a territorio francés.
  • Una vez en Francia, no se puede realizar ningún tipo de modificación del visado ni cambiar de estado. Cuando se quiere prolongar la estancia, hay que solicitar un nuevo visado.
  • Para las salidas a los territorios franceses de ultramar, las modalidades de visado pueden ser diferentes. Hay que informarse en el consulado francés y precisar bien el destino, así como los detalles del viaje, en el momento de solicitar el visado.
  • Hay que hacerse unas fotografías que respeten las normas internacionales. El expediente de solicitud debe incluir una o varias fotografías con una antigüedad que no puede superar los seis meses. También hay que respetar otras reglas para que la solicitud esté validada por el Estado francés: primer plano de la cara y el cuello (el 70 u 80 % de la fotografía), anchura y longitud de la fotografía de entre 4 y 5 cm, estar de frente y mirar el objetivo, utilizar un fondo claro y uniforme, no llevar sombrero ni ningún otro tocado, ser el único sujeto de la foto, posar con una expresión neutra y la boca cerrada, no llevar accesorios que disimulen el rostro.

La llegada a territorio francés

  • Todos los pasajeros que entran en suelo francés están sujetos a las reglas de los controles de llegada. Estas condiciones no dependen en absoluto del tipo de visado obtenido.
  • Un simple visado no basta cuando se quieren pasar los controles al llegar a Francia, o en el espacio Schengen en general. Hace falta reunir todos los documentos necesarios para el buen desarrollo de la estancia. Además del visado, es necesario tener un pasaporte reconocido por las autoridades francesas, con una antigüedad inferior a 10 años, y con una validez superior a 3 meses a partir de la fecha de caducidad del visado Schengen otorgado.
  • Incluso con un visado expedido por Francia, a veces hay que proporcionar a la policía de fronteras documentos justificantes de la estancia. Así, es importante llevar siempre documentos que justifiquen la estancia, así como la prueba de poseer medios económicos, como dinero en metálico (preferentemente euros), cheques de viajes, tarjeta bancaria de uso internacional, etc. Estos documentos pueden solicitarse en cualquier caso, con independencia del tipo de visado.
  • La policía de fronteras también pude solicitar garantías de repatriación. Estas garantías deben justificar el reembolso de los gastos de regreso al país de origen en caso de problema.
  • En las estancias turísticas, también hay que disponer de documentos que puedan demostrar el motivo y las condiciones de la estancia. En el caso de las visitas familiares o privadas, es importante poseer un justificante de alojamiento, como un certificado de acogida o una reserva de hotel.
  • Cuando solo se está de paso en un aeropuerto francés, se puede solicitar un justificante de las condiciones de entrada en el país de destino final.
Volver a las fichas prácticas
Sus vacaciones
Un hotel
Un alquiler de vacaciones
Una casa rural
Un camping
Una actividad de ocio
Un restaurante
Un coche de alquiler
Un billete de avión
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia como usuario. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información y configurar