¡Haga realidad sus vacaciones!

Estar conectado durante las vacaciones

Fichas prácticas

Incluso en vacaciones, actualmente es difícil prescindir por completo de una conexión a Internet y de una línea telefónica. A menos que se trate de una elección deliberada en un contexto familiar y profesional específicamente adecuado, los turistas necesitan estar conectados durante sus vacaciones.

Estar conectado durante las vacaciones

Los puntos de acceso

En la actualidad, es bastante sencillo encontrar puntos de conexión a Internet cuando se viaja por Francia. Numerosas redes Wi-Fi recorren el país, pero hace falta localizarlas.

  • Cuando se necesita acceder a Internet durante las vacaciones, el primer reflejo es elegir un alojamiento que ofrezca este servicio en su establecimiento y, preferentemente, que sea gratuito.
  • Cuando se posee un abono que da acceso a un operador telefónico francés, hay muchas zonas Wi-Fi diseminadas por todo el país. A veces, se necesita una aplicación específica suministrada por el operador para disfrutar de este acceso, que utiliza el ancho de banda disponible en los aparatos de los abonados.
  • Existen aplicaciones de smartphone que recogen las redes Wi-Fi accesibles cercanas a su posición. Como es evidente que no se está conectado cuando se busca una conexión, es lógico elegir una aplicación que permita descargar por adelantado la base de datos de los puntos de conexión.
  • La gran mayoría de las grandes aglomeraciones ha desarrollado una oferta Wi-Fi gratuita en muchos lugares públicos. Así, en París, Burdeos o Montpellier, se puede acceder gratuitamente a Internet en las bibliotecas, las estaciones, los museos, los jardines públicos o las universidades. Para eso, basta con copiar el código de acceso a la entrada de todos estos sitios en su ordenador o su tableta. Estos sitios se distinguen por el logo WifiZone.
  • Muchos lugares privados, como cafés o restaurantes, también ofrecen acceso Wi-Fi. El servicio suele ser gratuito para los clientes.
  • Si no se dispone de ordenador portátil o la tableta digital, se puede recurrir a una solución más clásica para conectarse a Internet: los cibercafés. En estos establecimientos, mediante pago, se puede acceder a un ordenador y una webcam para consultar los correos, llamar a los allegados al extranjero o buscar información en Internet. El servicio se paga en función del tiempo de conexión. Si el viajero permanece mucho tiempo en un mismo lugar, puede ser útil abrir una cuenta o negociar una tarifa especial para poder prolongar la conexión.

Los costes para los extranjeros

Los veraneantes que utilizan un móvil con tarifa plana con un operador extranjero deben comprobar el coste asociado a los servicios de roaming para Francia, para no llevarse sorpresas desagradables a la vuelta. Los smartphones pueden configurarse para no utilizar Internet de forma abusiva. Por ejemplo, las actualizaciones de aplicaciones no son siempre indispensables, y la descarga automática de algunos datos resulta inútil muchas veces. La configuración del teléfono debe revisarse para impedir el acceso a Internet a las aplicaciones no utilizadas, incluso desactivando por completo la descarga de datos. Los operadores permiten seguir con detalle el consumo y los costes asociados. Durante los primeros días de vacaciones, se recomienda conectarse a su operador para verificar las cifras y asegurarse de que el uso que se hace del teléfono no genera una facturación astronómica.

Volver a las fichas prácticas
Sus vacaciones
Un hotel
Un alquiler de vacaciones
Una casa rural
Un camping
Una actividad de ocio
Un restaurante
Un coche de alquiler
Un billete de avión
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia como usuario. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información y configurar