¡Haga realidad sus vacaciones!

Restaurantes en Auvernia

Vacaciones y fines de semana en Auvernia

¿A dónde piensa ir?

Restaurantes en Auvernia

Allier

Allier se encuentra en el corazón de la antigua provincia del Borbonés, y su historia está íntimamente ligada a la de la epopeya de la famosa dinastía de los Borbones. Con sus fortalezas, sus iglesias románicas, sus ciudades y sus museos, conserva un importante patrimonio arquitectónico y cultural, testigo de su brillante pasado. Con respecto a la naturaleza, no faltan los atractivos, que invitan a la práctica de actividades al aire libre: montaña del Borbonés, para una excursión a pie, a caballo o en bicicleta; gargantas de Chouvigny, para practicar el piragüismo; Allier, Cher, Sioule y otros cursos de agua, para una partida de pesca; bosque de Tronçais, para pasear entre robles centenarios y estanques apacibles... ¡Y para relajarse después de las visitas, nada mejor que una pausa bienestar en alguna de las termas de los tres balnearios con que cuenta Allier!

Cantal

Con una altitud media de 710 metros, Cantal es el lugar ideal para disfrutar de la naturaleza y la gastronomía: grandes espacios verdes, bellos paisajes de montaña, el Parque Natural Regional de los Volcanes de Auvernia, magníficas gargantas, lagos naturales y famosos quesos, sin olvidar sus numerosas iglesias románicas.

Alto Loira

En el Mediodía de Auvernia, Alto Loira ofrece una maravillosa sucesión de verdes praderas, relieves volcánicos, mesetas, gargantas salvajes y ríos. En este departamento, que cuenta con una gran insolación, el Loira recorre un centenar de kilómetros tras dejar atrás su nacimiento en Ardèche, en el monte Gerbier-de-Jonc.

Puy-de-Dôme

Territorio verde propicio para practicar el senderismo y las actividades al aire, libre, Puy-de-Dôme alberga dos parques naturales: el Parque Natural Regional de los Volcanes de Auvernia y el Parque Natural Regional Livradois-Forez. Además de sus espléndidos paisajes preservados, este departamento del Macizo Central destaca por el gran número de castillos e iglesias románicas que salpican su territorio, así como por el rico patrimonio de algunas ciudades, como Clermont-Ferrand, Riom y Thiers. A la gran cantidad de atractivos naturales y arquitectónicos, hay que añadir las agradables estaciones termales y de deportes de invierno destinadas al bienestar y a la puesta en forma.