¡Haga realidad sus vacaciones!

Hoteles en Poitou-Charentes

Vacaciones y fines de semana en Poitou-Charentes

¿A dónde piensa ir?

Hoteles en Poitou-Charentes

Charente

Atravesado por el río Charente y sus numerosos afluentes, el departamento de Charente, con sus paisajes de colinas, viñas, agua, praderas y bosques, reserva a sus visitantes un gran abanico de atractivos y actividades. Las ciudades con un rico patrimonio, como Angoulême, capital francesa del cómic, y Cognac, famosa por su aguardiente de vino y su festival de Cine Policíaco, los encantadores pueblos, castillos e iglesias románicas, el yacimiento galorromano de Chassenon, los cursos y extensiones de agua idóneos para las actividades náuticas... Todas estas maravillas encantarán a los amantes de los descubrimientos.

Charente Marítimo

Con sus 460 kilómetros de costas, una gran insolación y su importante patrimonio histórico, Charente Marítimo seducirá tanto a los incondicionales del descanso como a los amantes de los descubrimientos. La suavidad del clima junto con sus bellas playas de arena fina, las diversas actividades propuestas por los centros turísticos, la cuenca ostrícola de Marennes-Oléron, las islas de Charente, las ciudades con múltiples riquezas arquitectónicas, las iglesias románicas o las especialidades gastronómicas son suficientes para maravillar a los visitantes.

Deux-Sèvres

La apacible y verde marisma poitevina, ideal para pasear en barca, los bucólicos valles del Sèvre de Niort y del Thouet, apreciados por los aficionados a la pesca y a las excursiones campestres, las vastas llanuras cultivadas, o los bosquecillos de Gâtine, son algunos de los paisajes que presenta Deux-Sèvres... En cuanto al patrimonio arquitectónico, los entusiastas de los monumentos antiguos podrán disfrutar con el rico repertorio de joyas de la arquitectura románica, ciudades histórico-artísticas y pequeñas ciudades con carácter.

Vienne

La ciudad de Poitiers y sus prestigiosos monumentos, el parque de atracciones de Futuroscope con su ambiente claramente futurista, el magnífico pueblo de Angles-sur-l'Anglin, la ciudad medieval de Chauvigny, las extraordinarias iglesias románicas o las fabulosas pinturas murales hacen de Vienne un destino codiciado para los amantes de los descubrimientos, del arte y de la arquitectura religiosa.