¡Haga realidad sus vacaciones!

Guía de Nueva-Aquitania

Turismo, vacaciones y fines de semana en Nueva-Aquitania

Guía de Nueva-Aquitania - Turismo, vacaciones y fines de semana en Nueva-Aquitania

Nueva-Aquitania es un destino veraniego por excelencia, ya que no solo goza de un clima suave y soleado, sino que cuenta con un emplazamiento privilegiado, entre el océano Atlántico, la cadena de los Pirineos y el Macizo central. Con su gran variedad de paisajes -que van del famoso viñedo bordelés a los espléndidos macizos pirenaicos, pasando por el precioso valle del Dordoña, la apacible meseta de las Mil vacas, los montes de Lemosín, la misteriosa marisma de Poitou, las islas de Ré y de Oléron o el pintoresco País Vasco- este magnífico territorio del suroeste de Francia ofrece a los veraneantes muchas posibilidades de actividades y de visita. La región, repleta de sitios destacados, puede enorgullecerse de albergar numerosos tesoros, tanto naturales como construidos, y de combinar los placeres de la playa y del océano con los atractivos del bosque y las extensiones de agua.

Algunos lugares turísticos son de obligada visita, como las ciudades histórico-artísticas de Bayona, Burdeos, Pau, Périgueux y Poitiers; los castillos de Bonaguil, Cazeneuve, Crozant, Roquetaillade y La Rochefoucauld; las ciudades medievales de Saint-Émilion y Sarlat-la-Canéda; el puerto viejo de La Rochelle; los pueblos pintorescos de Angles-sur-l'Anglin, Collonges-la-Rouge y Aubeterre-sur-Dronne; o los magníficos jardines de Eyrignac y Marqueyssac. También cabe mencionar las famosas localidades playeras de Arcachon, Biarritz, Capbreton, Hossegor, Royan y San Juan de Luz o la gran duna de Pilat, que domina majestuosamente la entrada de la cuenca de Arcachon. Los amantes de la arquitectura religiosa y del patrimonio artístico disfrutarán mucho con las joyas del arte románico (como la iglesia de Aulnay-de-Saintonge, la tríada de Melle, la colegiata de Dorat o la iglesia abacial de Saint-Savin-sur-Gartempe) y con las tradiciones y técnicas centenarias, como los célebres tapices de Aubusson y la famosa porcelana de Limoges.

Nueva-Aquitania también hará las delicias de los que anhelan descansar o practicar deportes. Para eso, cuenta con inmensas playas de arena fina, olas yodadas (apreciadas por los fanáticos del surf), lagos y estanques (ideales para las actividades náuticas), bosques de pinos jalonados de pistas ciclables, estaciones termales con aguas con propiedades beneficiosas, dominios esquiables e innumerables caminos de senderismo. En cuanto a los gastrónomos que buscan sabores, quedarán más que satisfechos, ya que la región es famosa por sus especialidades y productos de la tierra como los vinos de Burdeos, Bergerac y Jurançon, las ostras de Arcachon y Marennes-Oléron, las ciruelas de Agen, las aves de corral y el foie gras de las Landas, la trufa de Perigord, el buey de Chalosse, el jamón de Bayona, la gallina en puchero, el broyé de Poitou (torta de mantequilla), la flognarde (tarta de frutas) o el pastel vasco. Grandes y pequeños quedarán también encantados por sitios tan conocidos como el parque de atracciones de Futuroscope, el Zoodyssée de Villiers-en-Bois, el Valle de los Monos, el parque Walibi Sud-Ouest o el zoo de La Palmyre.

Guía de Nueva-Aquitania

Charente

Charente invita a sus visitantes a recorrer el viñedo de Coñac y a descubrir la ciudad de Angoulème, famosa por su Festival Internacional del cómic, y a visitar el castillo de La Rochefoucauld, los lagos de Alto Charente, idóneos para las prácticas deportivas, el valle del Charente y la iglesia monolítica de Aubeterre-sur-Dronne.

Charente Marítimo

Famoso por su cuenca ostrícola, Charente Marítimo responde a los gustos más variados, con los centros turísticos y las playas de arena en la costa atlántica y de las islas de Charente, les iglesias románicas de Saintonge y las ciudades ricas en historia.

Corrèze

Paisajes verdes y salvajes, lagos idóneos para las actividades náuticas, meseta granítica de Millevaches, ciudades medievales y magníficos pueblos son algunos de los atractivos de Corrèze que se ofrecen a los visitantes.

Creuse

Con sus paisajes apacibles compuesto de colinas boscosas, mesetas, ríos, lagos y estanques, Creuse cuenta asimismo con el bosque de Chabrières, el lago de Vassivière, idóneo para los deportes náuticos, iglesias y castillos extraordinarios.

Deux-Sèvres

La marisma de Poitou y su Venecia Verde, con cursos de agua en los que se puede pasear en las barcas tradicionales, la abadía real de Celles-sur-Belle y el castillo renacentista de Oiron figuran entre los sitios que hay que ver en el departamento Deux-Sèvres.

Dordoña

En Dordoña, los extraordinarios yacimientos prehistóricos del valle del Vézère, los espléndidos castillos del valle del Dordoña, los paisajes preservadoss, los maravillosos parques y jardines que incitan a pasear o los encantadores pueblos, constituyen otras tantas riquezas por descubrir.

Gironda

Gironda, el mayor departamento de Francia, cuenta con numerosas bazas: prestigioso viñedo conocido en todo el mundo; bonitas bastidas, cuenca de Arcachon rodeada de encantadores pueblos ostrícolas; ciudad de Burdeos, capital de Aquitania, declarada patrimonio mundial de la UNESCO...

Alto Vienne

Alto Vienne cuenta con múltiples atractivos, que van de los bosques y lagos donde se pueden practicar actividades deportivas hasta los pueblos pintorescos, pasando por Limoges, capital de Lemosín mundialmente conocida por su dominio de la porcelana y del esmalte.

Landas

La enorme llanura arenosa de las Landas de Gascuña, cubierta de pinos marítimos olorosos, el litoral oceánico jalonado de largas playas de arena fina, los apacibles estanques y las agradables pistas ciclables hacen de las Landas un destino idóneo para el descanso y la práctica de las actividades deportivas.

Lot y Garona

Lot y Garona es una rica tierra agrícola que seduce a los amantes del turismo alternativo y del turismo verde, con sus hermosos paisajes ondulados sembrados de vergeles, sus numerosos cursos de agua navegables, sus bastidas medievales, sus castillos, como los de Bonaguil y Duras, y la ciudad de Agen, capital de la ciruela.

Pirineos Atlánticos

Conjugando naturaleza, arquitectura y tradiciones, los Pirineos Atlánticos cuentan con un amplio abanico de atractivos: las montañas de los Pirineos, idóneas para el senderismo, los famosos centros turísticos de Biarritz y San Juan-de-Luz, las ciudades de Bayona y Pau con un rico patrimonio, los pueblos típicos...

Vienne

El departamento de Vienne conjuga patrimonio histórico y futurismo, con la ciudad de Poitiers y su gran cantidad de monumentos históricos, la iglesia abacial de Saint-Savin y sus frescos románicos que forman parte del patrimonio mundial de la UNESCO, y el famoso Futuroscope, parque europeo de la Imagen.

Fines de semana en Nueva-Aquitania