¡Haga realidad sus vacaciones!

Campings en Provenza-Alpes-Costa Azul

Vacaciones y fines de semana en Provenza-Alpes-Costa Azul

¿A dónde piensa ir?

Campings en Provenza-Alpes-Costa Azul

Alpes de Alta Provenza

Además de aire puro y de una insolación excepcional a lo largo de todo el año, el departamento de Alpes de Alta Provenza tiene un extraordinario patrimonio, tanto natural como arquitectónico. Por un lado, están el impresionante cañón del Verdon, las magníficas montañas alpinas, la Reserva natural geológica de Alta Provenza, la meseta de Valensole con sus campos de lavanda o los maravillosos lagos del Verdon. Por otro lado, cuenta con hermosos pueblos y ciudades con personalidad, un patrimonio vernáculo y ciudades con un rico legado histórico, como Manosque, Digne-les-Bains, Barcelonnette o Sisteron. Alpes de Alta Provenza también es un paraíso para la práctica de actividades al aire libre como el senderismo, la bicicleta de montaña, el esquí o los deportes de aguas bravas.

Alpes Marítimos

Los Alpes Marítimos conjugan a la perfección turismo alternativo, ocio, descanso, cultura y tradiciones. En el corazón de la Costa Azul, este departamento cuenta con todas las bazas para seducir: un importante patrimonio arquitectónico y cultural, un mar idóneo para las actividades náuticas y la ociosidad, playas de arena y guijarros, un interior auténtico y relajante, una montaña omnipresente idónea para las actividades deportivas, unos pueblos pintorescos e idílicos, unas tradiciones y especialidades de Niza muy vivas, y un clima increíblemente suave, ¡incluso en invierno!

Bocas del Ródano

Bocas del Ródano constituye una extraordinaria mezcla de vestigios históricos, tesoros naturales y tradiciones provenzales. Presenta una gran variedad de paisajes con el macizo de Calanques y sus aguas turquesas, la cadena de los Alpilles y el conocido pueblo de Baux-de-Provence, el mar con sus playas de arena, la montaña Sainte-Victoire con sus bonitos colores, Camarga, tierra salvaje y preservada, sin olvidar las bellas como Marsella, Arles o Aix-en-Provenza, marcadas por su gran riqueza arquitectónica.

Altos Alpes

Entre Provenza y Alpes del Norte, se encuentra el departamento montañoso de Altos Alpes (su altitud media es la más alta de Francia), que cuenta con una insolación excepcional durante todo el año. Además de una gran variedad de paisajes -que van desde los bosques, pastos de montaña y valles preservados hasta las elevadas cumbres y glaciares, pasando por las gargantas salvajes-, este vasto territorio posee un rico patrimonio arquitectónico, tanto en las acogedoras ciudades como en los pueblos típicos, donde las tradiciones, sobre todo las pastorales, se mantienen muy vivas. Sus 6.800 km de caminos de senderismo, sus conocidos territorios esquiables, sus lugares de escalada y sus numerosos ríos y torrentes hacen de este lugar un destino natural privilegiado, propicio para la práctica de innumerables actividades al aire libre, tanto en verano como en invierno.

Var

Con sus 341 000 hectáreas de bosque, Var es el segundo departamento más boscoso de Francia, después de las Landas. Con una gran insolación y un clima agradable a lo largo de todo el año, Var también cuenta con un litoral excepcional: 432 kilómetros de costas en los que se alternan playas de arena fina, cabos rocosos y calas salvajes. El interior de Var auténtico y relajante, los encantadores pueblos colgados que invitan a pasear, las islas preservadas, la cocina provenzal tan aromática, los múltiples centros turísticos de la Costa Azul o sus extraordinarios sitios naturales, como el impresionante cañón del Verdon, son otras tantas bazas que colmarán las expectativas de los deportistas y los amantes de la ociosidad, así como de los que disfrutan con la naturaleza y los pueblos provenzales.

Vaucluse

En el corazón de Provenza, Vaucluse ofrece una increíble riqueza con sus excepcionales sitios naturales y su importante patrimonio cultural y arquitectónico. Este territorio, en el que se suceden colinas y montañas, campos de lavanda, gargantas salvajes y acantilados de color ocre, también es codiciado por el encanto de sus pueblos pintorescos, sus mercados coloridos, su cocina brillante y sus tradiciones provenzales.